Nos proponemos educar a nuestros niños en la fe, para que conociendo a Dios Padre, Jesús amigo, y María Nuestra Madre puedan amarlos y reconocerlos como Modelo de vida y que:
- Sean capaces de construir vínculos afectivos con los demás en un clima de alegría, respeto y confianza
- Adquieran pautas, normas y hábitos que favorezcan y dinamicen su crecimiento y desarrollo.
- Sean activos, protagonistas de sus propios aprendizajes.
- Sean creativos, y  se inicien en  la autonomía y en el pensamiento crítico.