Nos proponemos educar a nuestros niños en la fe, en el amor a Dios y en la apropiación y vivencia de los valores evangélicos experimentando la presencia materna de María e imitando su ejemplo, desde la profundización y vivencia de los sacramentos, la vida de oración y su encuentro con la Palabra de Dios para que:
- Sean capaces de crecer en libertad, autonomía, desarrollar su iniciativa y creatividad, buscar soluciones a los problemas, desafíos y conflictos que se le presenten tomando decisiones coherentes y asumiendo responsabilidades en orden a su crecimiento y al del grupo en el que participa. 
- Sean activos para desarrollar su capacidad para aprender a aprender, aprender a conocer, aprender a hacer, y aprender a ser.
- Adquieran pautas, normas y hábitos que favorezcan y dinamicen su crecimiento y desarrollo.
- Sean activos, protagonistas de sus propios aprendizajes.
- Sean creativos, y se inicien en la autonomía y en el pensamiento crítico.
- Sean capaces de apropiarse de contenidos escolares específicos que le permitan comprender y analizar la realidad social.